Viajes y pensamientos

Viajamos y meditamos

Fueros de Soria y uso del pendón y sello concejil

Los Fueros de Soria (A.Almazán)

Al respecto de los “Fueros” de Soria, se considera que Alfonso I el Batallador, al repoblar Soria le concede el Fuero Breve en 1119 o al año siguiente, donde ya está documentado ( así mismo Alfonso VII, el 15 de abril del año 1143, lo confirmará). Se ha dicho igualmente que  Alfonso VIII, a su vez, otorgó otro fuero posiblemente en 1195-1196, aunque hay investigadores que niegan que fuese un otorgamiento regio sino que fue el propio concejo quien lo confeccionó, como sugiere García-Gallo, como recoge Gonzalo Martínez Díez:

Precisiones sobre el Fuero de SoriaPrecisiones acerca del Fuero de SoriaDespués, el 19 de julio de 1256, Alfonso X, como hiciera con otras poblaciones el año anterior y en ese año, impone a Soria el Fuero Real, inspirado en buena parte en el Liber Iudiciorum (Fuero Juzgo de 1242 en la versión en romance y retocada por Fernando III).

Fuero Real para Soria

Al respecto dice G. Martínez Díez:

Fuero Real de Alfonso X

Ahora bien, al derogarse el Fuero Real de Alfonso X se sancionaría otro nuevo hacia 1274, el que conocemos por los dos manuscritos del s. XIV y que, en algunos casos, estuvo vigente hasta el s. XIX. Como indica Mª Asenjo González: “Sobre el Fuero de Soria, los estudios de algunos autores como  Gibert R. y Martínez Díez, G. coinciden en afirmar la existencia de un fuero ya desarrollado en 1256, fecha en la que Alfonso X implanta en la ciudad el Fuero del Libro. Al quedar éste derogado se volvió al texto primitivo si bien se le transformaría notablemente al dar entrada a 150 leyes del Fuero Real y a 120 del Fuero de Cuenca, de ese modo se introducían disposiciones romanizadas, de la mano de un refundidor anónimo conocedor del Derecho Común.”

Ahora bien, 307 capítulos de los 577 proceden de otras fuentes distintas al Fuero Real y al Fuero de Cuenca (de este último, le corresponde el 21% del total, nada menos).

fuentes del Fuero de Soria Señala  Gonzalo Martínez Díez:

Fuentes del Fuero de Soria desconocidasFuentes del Fuero de Soria segun Gonzalo Martinez Diez

¿Cuándo se redactó y por quién? Esto es lo que sugiere Martínez Díez: “Es a partir de este año 1274 cuando resulta concebible la redacción del fuero extenso de Soria por algún práctico en el derecho, conocedor también del régimen privilegiado de frontera del que hacía uso e invocación el concejo soriano. Mientras nuevos estudios sobre el fuero de Soria no aporten nueva luz acerca de su datación, con los datos que hoy poseemos hemos de fechar su redacción en el último cuarto del siglo XIII o primero del  XIX, más probablemente en los años apuntados del siglo XIII”.

Algo destacable en este Fuero de Soria (el extenso, realmente) es que la asamblea concejil pierde autoridad e influencia política ante la caballería villana:  “Cabe preguntarse por las razones que favorecerían el que los sorianos aceptaran el Fuero de Soria, que ciertamente imponía unas limitaciones al ejercicio del poder concejil en favor de los caballeros, aunque siempre dentro del marco de las collaciones. Tampoco conocemos que temores tendrían de ver reducida su poder, ante el creciente avance de las competencias del soberano. Sí podemos advertir que detrás de la redacción del Fuero extenso estaban los efectos del cambio que habría experimentado la sociedad soriana durante el siglo y medio transcurrido tras la repoblación, al amparo de la estabilidad que marcaba una institución como el concilium. De esta situación fue de la que se beneficiaron los caballeros, al ser altamente considerados en el Fuero”, sugiere María Asenjo.

Lo curioso es que este Fuero de Soria-Fuero Extenso, pese a ser Soria y su Tierra un realengo, carece de confirmaciones regias, como destaca Gonzalo Martínez Díez: “No conocemos que el fuero extenso de Soria como tal alcanzara nunca expresa validación o confirmación regia, como alcanzaron otros fueros de la Extremadura castellana o leonesa, pero de su vigencia durante varios siglos no existe la menor duda, así como de su confirmación genérica”. Si bien Loperráez, el cronista de la diócesis de Osma, escribe que Juan II, en agosto de 1402, confirma “todos los fueros y buenos usos que tenía el concejo, los caballeros y hombres buenos de ella”.

Juan II aprueba fuerosY en algunos temas estuvo vigente hasta inicios del siglo XIX (Loperráez cita algunos casos en la segunda mitad del XVIII).

El Fuero de Soria que se custodia en el Archivo Municipal de Soria

El Fuero de Soria que se custodia en el Archivo Municipal de Soria. El otro manuscrito del s. XIV  se encuentra en la Biblioteca Nacional (ms. 17.662) procedente del Gondo Gayangos.

Pendón y sello concejil en el Fuero de Soria (Oleg Aurov)

Transcribimos en esta segunda parte continuación del ensayo de Oleg Aurov El concejo medieval castellano-leonés: El caso de Soria, la sección correspondiente al pendón y sello del Concejo de Soria según se indica en el Fuero de Soria, normativa medieval soriana sobre la cual Oleg Aurov precisa lo siguiente: “Naturalmente, mi fuente principal es el Fuero de Soria, conservado en dos manuscritos del siglo XIV. Es bien conocido que este fuero no fue el primero ni el único en la historia jurídica de la ciudad y de su concejo, por eso misconclusiones se centrarán sólo en los últimos decenios del siglo XIII y la mayorparte del siglo XIV. Al mismo tiempo, me referiré el amplio territorio en el cual el Fuero de Soria se formó y aplicó. Se sabe que en el año 1256 el concejo soriano recibió el Fuero Real de Alfonso el Sabio, y que solamente en el año 1272 Soria recuperó su propio fuero. También se ha demostrado la correspondencia entre el Fuero Real y el de Soria, aunque no es éste el lugar para tratar ese problema. Y, de otra parte, hay que tener en cuenta el hecho de la influencia del famoso fuero de Soria al de Soria que pertenece a la familia de los fueros de Cuenca-Teruel. Por eso el estudio del fuero soriano tiene que tener carácter comparativo”.

********

Las fuentes estudiadas ponen de manifiesto el lugar especial que ocupaba el concejo medieval en el sistema del poder feudal. Este hecho se revela no solamente en la existencia de ciertos límites territoriales y del régimen jurídico propio, sino también en la posesión de símbolos oficiales propios del poder concejil. En el fuero de Soria figuran los símbolos siguientes: la bandera concejil –seña del conçeio, libro del conçeio y libro del fuero. Casi las mismas señas aparecen en los textos sepulvedanos y collarenses con la única exclusión del libro del conçeio.

La bandera concejil simbolizaba la función del concejo como un elemento autónomo de la organización militar del reino. En el fuero de Soria la bandera se menciona solo una vez (FS. XIII.116). La información es muy escasa, sólo sabemos que el sayón soriano tenía que estar cerca de la bandera concejil en la hueste o en otro lugar (1).

 Las normas del fuero extenso son más amplias. En tiempo de paz la bandera se guardaba en la villa, y en tiempo de guerra estaba con la hueste junto al juez sepulvedano, que encabezaba el sistema militar del concejo. Se guardaba por los caballeros de Sepúlveda. La salida de la bandera del territorio concejil simbolizaba la participación del concejo en la hueste del reino. Por eso, los caballeros sepulvedanos recibían fonsadera si estaban con ella, sin distinguir si el concejo tomaba o no parte en las batallas, aunque en este último caso la suma era inferior. El concejo de Cuéllar también tenía su propia bandera. Aunque el Fuero Real no menciona este símbolo, la información se conservó en las cartas.

El concejo, como otras instituciones del poder feudal, tenía su propio sello. En el fuero de Soria el concejo figura entre los poseedores de los sellos propios, como el rey, los arzobispos, los obispos, los abades y los ricos hombres (2).

El fuero regula lo relativo a su guarda y utilización. Las tablas del sello del concejo eran custodiadas por dos omnes buenos que, el primer lunes después de la fiesta de San Juan, juraban en la asamblea concejil guardarlas bien y controlar su utilización. Por este trabajo recibían el salario de nueve maravedís, más dos tercios de los pagos que se realizaban por la utilización del sello, el escribano público recibía el otro tercio. En algunas ocasiones no se pagaba por su utilización; por ejemplo, en el caso de las cartas del concejo dirigidas al rey, a la reina, a los infantes, a los ricos hombres, a los prelados o a los otros concejos. En todos estos supuestos los hombres buenos y el escribano público tenían que pagar la cera y las cuerdas con su propio dinero.

Documentos con sello concejii de Soria

Notas

(1).- FS.XIII.116: El sayon […] quando acaheçiere que el conçeio oujere de yr en ueste o en otro lugar o la senna fuere, que uaya con ellos. […].- Conocemos la existencia del libro del fuero del concejo de Soria gracias a los manuscritos publicados por Galo Sánchez en 1919 (pp. 1-225, en Fueros castellanos de Soria y Alcalá de Henares)

(2).- FS. VI.84: Toda carta que fuere fecha entre algunos omnes & sea puesto ssello del rey o de arçobispo, o de obispo o de abat benjto o de conçeio por testimonjo, uala, fueras si aquel contra quien fuere la carta la pudiere deffazer con derecho. Et otro si si algun omne fiziere carta con su mano o la seellare con su seello mjsmo, de debda que deue el, ode pleyto que fizo sobre si, uala.

(3).- FS.VI.85: El conçeio den cadanno dos omnes buenos que tengan las tablas del seello de conçeio; y yuren en conçeio quel[a]s guarden bien & leal mjentre, & que non seellen carta ninguna si non fuere por mandado del conçeio, [& que las den al conçeio] el lunes primero depues de sant Juhan sobre las yuras que fizieren; & si el conçeio delas aqui toujeren bien; FS.VI.86: Los que touieren las tablas del seello ayan por su gualardon cada uno dellos .IX. mr. Et de cartas que el conçeio enbiare al rey o a la reyna o a jfant o a ric omne o aperlados o a conçeio o a otros quales quier que sean a pro & a onrra del conçejo, que non tomen precio njnguno ellos nj el escriuano que la escriujere; & que den la çera pora sseellar por terçios, & si cuerdas oujere y mester poral seello colgado, quelas den. De las otras cartas que seellaren por mandado del conçejo, ellos & el escriuano tomen su gualardon en esta gujsa, & partan los por terçios.

Anuncios

2 comentarios

    Trackbacks

    1. Doce Linajes de Soria – El porqué Soria es Cabeza de Estremadura. Ensayo del investigador y escritor Soriano D. Ángel Almazán
    2. Uso del Pendón concejil de Soria en 1746 | Viajes y pensamientos

    Seamos respetuosos en los comentarios, simplemente...

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s

    A %d blogueros les gusta esto: