Viajes y pensamientos

Viajamos y meditamos

Carta de Salvador Andrés para sus compañeros del Burgo de Osma

Abeja-libandoQueridos compañeros:

Espero que al recibo de la presente os encontréis bien, yo bien gracias a Dios. (Permitidme que comience con este saludo, que fue el que usábamos en la multitud de cartas que mandábamos a nuestros padres).

FELICIDADES por el éxito que ha tenido la convocatoria en el reencuentro tras cuarenta años de “ausencias” para la mayoría.

Seguro que el día 10 de agosto del presente 2013, tuvisteis la oportunidad de contaros vuestra vida, relataros los vaivenes que la vida os ha ido dando y como yo no estuve por allí y no os los pude contar quisiera hacerlo desde esta “tribuna” que tan amablemente me brindáis.

Quisiera deciros que el tema “Seminario…” lo tenía muy olvidado, pero la llamada de José Antonio, allá por marzo creo recordar, y las posteriores vías de comunicación que a todos se nos abrieron, removieron en mi cabeza y en mi corazón momentos que fueron entrañables e inolvidables, y otros que no lo fueron tanto.

Quiero manifestar que mi idea inicial para estar en el seminario no era otra que ser “cura”. Misionero para más señas.

Mi salida de allí fue traumática. En cuarto, me quedaron 7 asignaturas, y digo me quedaron porque realmente creo que no estudié.

Sí lo hice en el verano y tras los exámenes en septiembre me invitaron, sin decírmelo, a que me fuera, dejándome suspensas: Educación Física…., F.E.N. y Religión. Creo que no era lo suficientemente “inteligente” como para seguir en el ámbito religioso. Recuerdo a mi padre y a D. David, el cura del pueblo, los dos en la Mobilette (moto de la época) yendo a hablar con el Rector, D. Tomás, para ver qué se podía hacer porque yo seguía con la idea de ser “cura”. D. Tomás les dijo que las actas ya estaban firmadas, habló muy bien de mi como muchacho, pero que con tres asignaturas tenía que repetir y no dejaban repetir allí; y ahí acabó mi aventura seminarista.

Podría callarme y tragar saliva y… ya! No lo puedo hacer y no lo voy a hacer. No culpo a nadie del tipo de formación y de educación que recibimos. Nos tocó la época que nos tocó y unas personas sobre las que recayó la tarea de educarnos y a buen seguro que “algunas” lo hicieron hasta con algo de cariño.

NO FUI UN NIÑO FELIZ.  Feliz era en el pueblo, y desde aquí quisiera rendir un homenaje a los dos maestros que tuve antes de “desembarcar” en el Burgo: D. Jaime y D. José y era feliz porque el entorno era de alegría, libertad, responsabilidades también, desde jovencito, y algo que recuerdo con mucho cariño: de respeto. Eso no lo tuve allí.

Salduero y el río Duero, verano de 2012

Salduero y el río Duero, verano de 2012

FUI UN NIÑO QUE PASÉ MIEDO, MUCHO MIEDO. Como la mayoría, imagino, veníamos, como he dicho anteriormente, de un entorno totalmente distinto.

La ilusión por ser “cura”, los ánimos, sobre todo de mis padres y algunos de vosotros con los que me desahogaba, permitieron continuar los cuatro años por allí.

Mis padres querían que siguiera estudiando y pasé al internado del Instituto Santa  Catalina. Repetí 4º. Coincidí con alguno de vosotros a los que también os invitaron de distintas maneras, por lo que he podido leer, a marcharos. Otros coincidimos pero en un curso superior.

Me imagino que como a casi la mayoría, el pasar de “allí” a una clase MIXTA con chicas que además llevaban faldas…fue toda una aventura y un descubrimiento acelerado de que había otra vida, otra forma de vivir y de relacionarnos y que además los profesores te hablaban hasta con respeto y que valoraban lo que hacías….y eras libre dentro de unas reglas.

Estudiantes del instituto del Burgo de Osma ante el Alcázar de Segovia

Estudiantes del instituto del Burgo de Osma ante el Alcázar de Segovia

Sería por repetir, yo me inclino más por madurez, (yo soy de diciembre), el caso es que hasta la física, la química y las matemáticas se me empezaron a dar bien.

EMPECÉ A CONOCER LA FELICIDAD Y A NO TENER MIEDO.

Me integré sin problemas en el ambiente del pueblo. Tuve grandes amigos, algunos que veníamos del otro lado (recuerdo a José Luis Andrés), otros del Burgo. Formé parte de la rondalla del Instituto y lo pasamos en grande (yo tocaba el laúd y la bandurria). Formé parte del equipo del baloncesto, asistía a concentraciones; seguí corriendo que era mi segunda pasión en lo que a deportes se refiere y seguí quedándome segundo como en el otro lugar (siempre me ganaba Manuel Latorre- también tenía las piernas más grandes).  No sé si recordáis que me gustaba a rabiar la pelota a mano, gracias a ello tengo dos hernias discales debido a las soberanas palizas que me daba jugando.

4º, 5º, 6º…. Los cursos fueron pasando y cada año me iba mejor: mejores notas = más satisfacción = más salidas… Vinieron los primeros amoríos, los primeros desengaños y después de los primeros… los segundos y los terceros…¡qué os voy a contar que no hayáis vivido!

Alumnos del Instituto del Burgo de Osma en excursión a Valladolid, 8 de junio de 1974

Alumnos del Instituto del Burgo de Osma en excursión a Valladolid, 8 de junio de 1974

El futuro tras el instituto era incierto. Me gustaba mucho la cocina y con un compañero quise ir a estudiar  cocina a Segovia. En casa me dijeron que era imposible, y que en lo sucesivo, si quería seguir estudiando me lo tendría que pagar yo.

Al día siguiente de acabar el último curso, entré a formar parte de una Cooperativa que se montó en el Burgo: “COINCO”, en la que trabajábamos no menos de 50 chicos y chicas del pueblo y alrededores. La fábrica era de confección de prendas de vestir.

En esos meses hasta diciembre, viví con Ángel Almazán, quien participó también como cooperativista, en un piso encima de donde estuvo la 1ª discoteca del Burgo.

Tengo que decir que no ganábamos ni para pagar el alquiler (éramos 4) y que por las tardes completábamos el “jornal” cavando patatas en las huertas que había camino de Ucero.

Recuerdo, aunque no he visto que haga referencia a ello, que Ángel “bebía por donde pisaban los Beatles”.  Yo era más de Manolo Escobar.

Fue un periodo duro, de muchas tensiones en la Cooperativa, pero interesante y formativo.

El día 28 de diciembre del 78, “Santos Inocentes”, me llegó a casa una beca de ¡80.000 pesetas! ¡Qué dilema! ¡Qué hacer! Yo no tenía idea de seguir estudiando. Había sacado la selectividad por si acaso pero nunca pensé en esos meses en seguir otros estudios. ¿Cómo desaprovechar ese dineral? Por otro lado todas la matrículas estaban cerradas.

Por arte de “birli-birloque” aparecí en la Escuela Universitaria de Magisterio Fray Luis de León en Valladolid (cuando en esa época administrativamente Soria pertenecía a Zaragoza).

Eum frayluis Valladolid            Bruscamente rompí con El Burgo, mi segundo pueblo, y me integré el Valladolid.

Me diplomé en Magisterio por Ciencias Humanas y como todo buen español me tocó cumplir con la patria.

En este apartado, como todos, tendría para contar páginas y páginas. Sólo deciros que me tocó a Cerromuriano (Córdoba). Por carambolas, que no vienen a cuento, me alisté con un paisano de Covaleda, Vicente, a la Legión.

Estuvimos 14 meses en Puerto del Rosario en el Tercio 3º de la Legión : D. Juan de Austria, en la isla de Fuerteventura.

Sólo deciros que los 40 días de campamento no se los deseo ni al peor de los enemigos.

Luego tuve suerte porque allí, el ser maestro, era, a parte de un tipo anormal, un privilegio. Anormal porque allí iban los que habían montado alguna en la vida civil para cumplir condena, o mejor dicho librarse de ella, por estar sirviendo a la Patria en un cuerpo de élite.

Tuve una suerte inmensa porque trabajé en oficinas con un teniente legionario de El Burgo y dispuse de todos los privilegios. Por tanto, no fue tan mal la cosa.

Colegio Lourdes de ValladolidAcabada la mili, me llamaron de un Colegio de Valladolid: Nuestra Señora de Lourdes, privado-concertado y desde hace 32 años aquí estoy y aquí, si Dios quiere y las enfermedades nos respetan, seguiré hasta que nos dejen jubilarnos.

De mi etapa como maestro resaltar: que aquí conocí a la que hoy es mi mujer y mi mejor amiga; aquí me casé y en él han estudiado mis dos hijos: Beatriz y Pablo.

Gracias a algunos maestros que tuve en mi primera etapa en el Burgo, desde un principio, tuve muy claro lo que no debía hacer con mis alumnos. He estado con niños/as de 3º, 4º, 5º y 6º de E. Primaria.

Siempre he sentido especial predilección por los alumnos con dificultades y fruto de ello, ya con treinta y tantos años hice la especialidad en Educación Especial, para un mayor conocimiento y tratamiento con estos muchachos.

El respeto por los alumnos ha sido una constante en mi tarea educativa.

Llevo casi 10 años como coordinador de convivencia en las etapas de Infantil y Primaria (el antiguo Prefecto ¿recordáis?), ciertamente no es un Colegio con alumnos conflictivos ni mucho menos, aunque cosillas hay como en todos los lados, pero con un buen sistema de mediación escolar que hemos implantado, todo va de maravilla.

Si alguna vez venís por Valladolid, el Colegio es muy conocido y cualquiera os puede indicar su ubicación, seréis recibidos con un cariñoso abrazo.

Me gustaría terminar los años que me queden de maestro con los niños de 1º y 2º de E. Primaria. Son geniales, fundamentalmente NIÑOS FELICES. Para ello tengo que esperar a que alguno/a de mis compañeros/as se jubile y ocupar su espacio. Me haría muy feliz.

En la actualidad un compañero,  mi mujer y yo somos los más antiguos del Centro, que no los más mayores.

Como algo anecdótico, deciros que en casa tuvimos acogido un niño saharaui, El-Ouali, a lo largo de 8 años, fruto de un primer encuentro en verano y que debido a su estado de salud, nos vimos obligados a luchar, para que pudiera venir a España para recuperarse… y la estancia se prolongó, como os decía durante 8 años. Ahora ha volado. Mi mujer y yo hemos  tenido la gran suerte de conocer a su familia en los campos de refugiados de Tinduf (Argelia) en donde viven, ¿viven digo?, mal viven en lo que considero que es el verdadero infierno en la tierra.

Como a todos, me encanta la naturaleza. Fruto de ello, un día decidí prepararme para ser apicultor a modo de hobby. Nunca he tenido más de 10 colmenas, pero me entretiene y disfruto con ello.

Ahora vivo “solito” con mi mujer Mariángeles; mis hijos han volado. Beatriz sacó las oposiciones de maestra en Madrid, y aunque su plaza la tiene en Rivas Vaciamadrid, este año va a trabajar como “Asesora en la Subsecretaría del Ministerio de Educación” llevando a nivel nacional el tema de aquellos profesores de América del Norte que vienen como colaboradores a Colegios bilingües en España. Va a ser una nueva experiencia que conociéndola, seguro que lo va a hacer muy bien.  Y Pablo trabaja para el Grupo SIRO que fabrica galletas, bollería, pastas… en su mayor parte para Mercadona. Si os fijáis lo veréis.

Me ha alegrado mucho veros en fotos tal y como estáis y debo decir que para compensar mi calvicie, desde los 25, he visto a Javier Andrés y José Luis Andrés con una considerable mata de pelo y salvo que hayáis retocado las fotos, se conservan muy bien.

Con este recorrido breve pero concentrado de mi vida, os he querido hacer partícipes de la misma. Reiteraros que estamos en Valladolid para lo que necesitéis, que con alguno me volveré a encontrar, caso de Tomás Romera y que prometo ir a visitar cuando la ocasión se preste a alguno de los que mejores recuerdo guardo.

Un abrazo muy fuerte a todos y hasta la próxima.

P.D. Sí me gustaría dejar como final una frase que sintetiza mi quehacer en el plano de la educación y que he procurado ponerlo en práctica en mi vida diaria:

LO  “AFECTIVO” ES  LO  MÁS  EFECTIVO

Anuncios

5 comentarios

  1. Salvador

    ¿Qué tal Abel? Pues sí, en aquella clase coincidí también con Jose Luis Andrés y otros chavales que había eran Gonzalo y Silvia Alonso (hermanos) Javier Macarrón, Nicanor Otín, Beatriz Abad ( sobrina de D. Benito Abad, profe de Manualidades en el Seminario)y más de cuyos nombres no me recuerdo. Yo tampoco recuerdo que tú estuvieras por allí… Lo que hace la memoria; y casda día más…. Saludos grandotes.

  2. Abel Mateo

    Por fin acabo de leer tu carta Salvador, fíjate que curioso conozco a todos y todas las de las fotos que mandas, por que yo también pasé al Instituto después del Seminario, y sin embargo no me recuerdo de que estuvieras tu, y además que ese precisamente era mi curso.
    No dejes de venir a próximas reuniones.
    Un abrazo

  3. Sixto

    Se me olvidó: “Abierto en canal” le llamo yo a esto.

    No te quejarás, después de todo creo que puedes decir que la vida te sonríe.

    Ayer tenía prisa porque me llegaba la hora de las clases de la tarde cuando lo leí.

    Muchas vidas paralelas con distintas pinceladas.

    Yo también tenía reposando en lo más profundo de la memoria los recuerdos del Seminario ¡Que te cuente Caamaño lo primero que le espeté cuando me contó la idea del reencuentro del 10A! Imagino que para él fue un planchazo.

    La memoria selectiva ha hecho que afloren muchos recuerdos, y si en su momento no fueron vivencias agradables, en este momento y en mi caso si me alegra recordarlas; si no hubiera sido por los compañeros, amigos, casi familiares, que me han removido la memoria habría sido parte de mi vida pasada desaparecida.

    Cuando digo casi familiares es porque lo siento así, y creo que a muchos os pasará lo mismo, como a todos los que hayan estudiado en internados en régimen de semiclausura. ¡24 horas juntos, durante cuatro cursos! Por eso a los del A yo los sigo distinguiendo, y a ti te pasará lo mismo, no estuvimos en la fusión AB de 5º.

    Después en el Instituto de Soria, cada uno de los tres años, 5º, 6º y COU tuve compañeros distintos cada año, por lo que los lazos afectivos digamos que no consolidaron tanto, aunque recuerdo varios compañeros amigos de aquellos años.

    En Magisterio, sí, los tres años los mismos compañeros, algunos del Instituto también, Cecilio, HH,…, que hace unos años se reencontraron en Soria, pero yo no fui y siempre me penará. Estoy esperando otro reencuentro, por eso esta ocasión no la dejé pasar y la impulsé como mejor supe, aunque a veces tengo un cierto sentimiento de encontrarme con el resultado contrario al fin perseguido. Vamos, que creo que el poder de convocatoria es un don que la mamá naturaleza me ha negado.

    Todos los exseminaristas que hicieron Magisterio en Soria, estaban en otras clases, no había nadie de Ciencias.

    Debería haberte hecho este comentario en el blog de Caamaño, pero bueno, como la has publicado aquí, la comento aquí. Digo esto porque en el blog de JA hice un comentario que comenzaba así: “Como éramos pocos…”, me equivoqué, debería haber comenzado con: “Divide y vencerás” porque ahora esto está más repartido, claro que si los blog´s se quieren ver como un medio personal está bien así, pero si el fin es que participemos todos, “Para este viaje no hacen falta alforjas”

  4. Ángel Almazán

    ¡Ah… Salva…! Escaneando las fotos de los dos grupos en los que apareces me han venido más recuerdos de aquellos tiempos…. Algo subsiste en tí de aquel deseo de ayudar a la gente como misionero… lo has demostrado con tu dedicación como maestro y con el niño saharaui…. Y tu escrito es el resumen de una vida de la que formamos parte durante un tiempo… Y algunos de los sentimientos de la adolescencia y primera juventud que señalas igualmente los hago míos puesto que así los sentí igualmente…

    También a mí me llegó por carta, sorprendiéndome, la concesión de una beca estando trabajando de camarero en un pueblecito cercano a Santurce… pero no pude aprovecharla entonces, pero sí que me sirvió para volver a hincar los codos, aprobar la Reválida y marchar a Barcelona a cursar Ciencias de la Información en su rama de Periodismo escrito…

    Y sí… es cierto que compartimo durante un tiempo también el mismo trabajo y el mismo piso… ¡Cómo olvidarlo! Y cómo olvidar lo mucho que vibré con los Beatles, como bien recuerdas (hablaré de ello en otra post)…

    Me alegra conocer de tu vida y de la estabilidad emocional y profesional en la que estás… Será muy grato volver a vernos un día de estos que vengas por Soria…

    Un abrazo.. y gracias por compartir con todos nosotros este escrito tan emotivo…

  5. Sixto

    Me lo he leído todo. Ni tengo tiempo, ni estoy para comentarios.

    Un abrazo.

Seamos respetuosos en los comentarios, simplemente...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: