Viajes y pensamientos

Viajamos y meditamos

No a las novatadas, ni como ritual de paso profano

Estos días son noticias el abuso y conculcación de diversos derechos del ser humano en muchas novatadas que se llevan a cabo en las residencias universitarias, colegios mayores y similares. Basta poner en Google “no a las novatadas” para constatar y comprobar que una cosa son las novatadas inocentes y otras las que, lamentablemente, se llevan a cabo en muchísimos sitios.

No-Novatadas

Esta mañana, pensando un poco es esta insana costumbre de las novatadas, he recordado lo que en antropología se denonomina “rituales de paso“, que adquieren las más diversas formas y expresiones (por ejemplo, el bautismo, la primera comunión, el matrimonio en la iglesia, serían rituales de paso en el seno del cristianismo, y la mili era un “rito de paso” que hemos vivido casi todos nosotros, pero no nuestros hijos; asimismo las Fiestas de los Quintos o de los Mozos se enmarcaban igualmente en los ritos de paso profanos ). La vivencia común a todos ellos: ritualizar colectivamente un cambio de estado civil, religioso, cultural…

Mi posicionamiento personal es rotundamente contrario a las novatadas en las que se menoscabe la dignidad de la persona y se le obligue a hacer algo que él no quiere hacer, máxime si resulta ser un acto en el que es humillada de un modo u otro… Y es posible que si indago profundamente en mis viviencias el surgimiento de tal aversión plena tenga que ver con el abuso de autoridad por parte de aquellos sacerdotes a los que todos llamábamos “superiores” en el Seminario, en la falta de libertad individual que sentí durante aquellos cuatro años, en los tortazos recibidos que salieron de sus manos y mi cara recibió sin poder rechazarlos, en los brazos en cruz y con libros en la mano durante bastantes minutos que tuve que estar en clase en una ocasión, etc, etc, etc…

Posteriormente la vida -y dentro de ella mi lectura de libros de filosofía, psicología, antropología y religiones comparadas- me reafirmó en defender ante todo la dignidad propia de la persona humana, su derecho primordial a no ser humillado en forma alguna públicamente. Y pienso que una persona verdaderamente culta no puede estar a favor de tales novatadas. Ya en la mili pude darme cuenta de que los promotores de las novatadas eran los más cazurros, los más incultos de la tropa…

¿Qué opináis vosotros..?

 

 

Anuncios

Seamos respetuosos en los comentarios, simplemente...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: